Historia



historia 1 Ciertamente cuando se habla de la historia más antigua de los pueblos astures hay que basarse en suposiciones, a veces apoyadas en ligeros indicios. En el caso de Viobes no sería mucho aventurar que su asentamiento primigenio estuvo situado más al Este del actual barrio de “El Rebollal”, en el paraje en el que aun hoy existen fincas denominadas como castañeu de la quintana. Este grupo de edificaciones ya en ruina inminente desaparecen definitivamente coincidiendo con la reconstrucción de la Iglesia parroquial de San Bartolomé de Nava que había sido bombardeada durante la guerra civil, pues sus materiales fueron cedidos y bajados a Nava en carretas. Si tenemos en cuenta que a una distancia de poco más de un kilómetro al Norte se extrajo barro para la fabricación artesanal de teja árabe (sobre los años 50 lo hizo Manuel Benito en Colines), la proximidad con el pueblo de Ceceda de sabida tradición escabechera y que a unos 400 metros de esta quintana se encuentra la “Cueva Les Xanes”, gruta natural en la que han aparecido sobre el año 1998 fragmentos cerámicos de cierto valor y antigüedad cifrada sobre el Siglo IX, no sería desacertado pensar que estos pobladores se dedicaron historia 2 principalmente a la actividad alfarera. Las construcciones más antiguas que se conservan, a parte de la Casa de Esperanza, realizada con verdasquera (barro y cañas de avellano y castaño) situada en la ladera Norte junto al depósito de agua, son las del barrio de La Vega, que fueron de Felíz y de la familia Noriega que luego se desplazaron a Sienra, en Ceceda. En esta última hacía madreñas Belarmo Nevares. Están asentadas en la falda del monte. Por tanto sus pobladores primarios bien pudieron dedicarse a la madera y sus deribados así como a la extracción de piedra pues de ello dejan constancia los numerosos “calieros o calderos” que se encuentran por las cercanías. Consistían en hoyos cabados en el suelo en el que se apilaba leña y rastrojos sobre los que se colocaban piedras calizas tapadas con la tierra de la excavación. Tras su combustión, se extraía la cal con la que se abonaban los prados y se fertilizaba en monte bajo para su transformación a pastizales e incluso se alimentaba al ganado. El último caliero conocido lo mantuvieron cociendo en “La Forcá” Benigno Llamedo y Ceferino Sastre encima del lugar conocido como “pinar de Dulia” en cuyo centro se encuentra situada la “fuente del Llosu La Morena”. La economía más reciente de la zona indudablemente se basó en la explotación de los bienes de los montes próximos “Enguilu” y “Campiellu”. Piedra, madera, pastos, barro, etc. salieron en dirección a Viobes desde estos montes historia 1 Comunales del Ayuntamiento de Nava por posesión quieta y pacifica desde tiempo inmemorial cuya inscripción registral más ancestral data aproximadamente del año 1890. Ambos montes fueron plantados de pino radiata por la Diputación Provincial de Oviedo, siendo Marino Torga y Adriano Vega sus guardabosques hasta su tala y desaparición. Los niños de la Escuela recogíamos sacos de piñas, que nos transportaban los camiones que ivan a por arena a las canteras, y las vendíamos para financiar los viajes de estudios a las playas de Llanes. De estos montes también se sacaba el “rozu” con el que se mullían las cuadras al objeto de contar con el “cuchu” de los animales. Durante la posguerra constituyeron el principal sustento de la población al mantener al rebaño de ovejas y escasas vacas de los vecinos quienes acudían en tren a Oviedo a venden la leche el queso y la lana, además de algo de carne. Los más audaces también disponían de castañas, nueces y productos cinegéticos de la zona, truchas, angulas, ciervos, tejones y zorros. historia 1

Valid XHTML 1.0 Strict CSS ok
Web oficial del Pueblo de Viobes. Ayuntamiento de Nava (Asturias)